¿Las redes sociales favorecen o desprestigian el Periodismo?

Si hay una profesión cuyos profesionales tienen que estar al tanto de los nuevos canales de comunicación y redes sociales que van surgiendo, estos son, sin duda, los periodistas. Trabajen o no en un medio de comunicación, los profesionales del periodismo tienen su propio perfil en Facebook, Twitter, Linkedin y demás redes sociales, y además muchos de ellos compaginan su trabajo con la redacción de un blog.

Según el estudio “El profesional de la información en la era 2.0,” elaborado por la agencia de comunicación AxiCom y la Asociación Nacional de Empresas de Internet (ANEI), el 68% de los periodistas consultados consideran que los blogs permiten una mayor libertad de editorial, esto es, poder publicar y difundir las noticias, reportajes u opiniones sin tener que adecuar el texto a una línea ideológica que todo medio de comunicación sigue.

El periodista, a través de las redes sociales, tiene completa libertad de redactar sobre los temas que le apetece sin necesidad de seguir a rajatabla la agenda setting y de verter su opinión más sincera sin pasar ninguna clase de filtro. De esta manera, las redes sociales suponen un avance significativo en cuanto a la libertad de expresión: permiten a los usuarios informarse utilizando canales alternativos, obtener información directamente de la fuente o leer opiniones que se alejan del ideario oficial.

Pero está libertad sin límites también encierra una práctica que se puede volver contraproducente, ya que es precisamente la falta de filtros lo que deja en entredicho la calidad de la información que se difunde. Y es que muchas de las noticias subidas a los blogs no contienen  los elementos básicos que cualquier texto publicado en un periódico ha de tener: veracidad, información contrastada, rigor periodístico, etc. Es por ello que el 75% de los periodistas entrevistados consideran que las redes sociales contribuyen a la rumorología y el falso periodismo, mientras que un 77% piensan que cualquier persona puede realmente ser editor.

Teniendo todos estos datos en cuenta yo personalmente tenía la duda de si los blogs y las redes sociales favorecían el periodismo o más bien destruían el rigor y la profesionalidad que siempre ha caracterizado a esta profesión.

Y después de pensarlo y ver algunos ejemplos concretos de periodistas reconocidos que tienen si propio blog, llegué a la conclusión de que si un periodista es un profesional con todas las letras, empleará los mismos criterios de rigor y contraste tanto para un texto que se vaya a publicar en un periódico tradicional como para una entrada en su blog personal.

En estos casos, el lector y el Periodismo sólo pueden salir ganando, porque habrá absoluta libertad de expresión sin comprometer la calidad y rigor de la información.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s